SE NEGÓ A DECLARAR EL MARIDO DE LA CANTANTE LAURA MILLER POR EL ROBO A LA MUNICIPALIDAD DE 25 DE MAYO

Nicolás Traut, el esposo de la cantante Laura Miller se negó a declarar este mediodía ante el fiscal de Mercedes que lo investiga como jefe de una organización que en noviembre del año pasado robó 3.500.000 pesos tras hackear las cuentas bancarias de la Municipalidad de 25 de Mayo, informaron fuentes judiciales.
Traut, también piloto del TC2000, fue trasladado hoy a la fiscalía de Mercedes y fue indagado por el titular de la Unidad Funcional de Instrucción de Delitos Complejos de ese distrito, Juan Ignacio Bidone, quien le imputó el delito de “defraudación a la administración pública”.
Tras entrevistarse durante una hora con su abogado Gastón Francone, Traut se sentó ante el fiscal Bidone y se negó a declarar.
“Es todo una mentira. No le secuestraron ni un billete en su casa. Nicolás es un corredor de carrera y el automovilismo es un negocio”, dijo a la prensa el abogado Francone, quien agregó que “esto (por la detención de Traut) no tendría que haber ocurrido nunca”.
Luego, explicó que le aconsejó a su defendido que se niegue a declarar para tener tiempo de leer el expediente.
“Tengo que leer nueve cuerpos de la causa que son mil ochocientas fojas”, dijo el letrado, tras lo cual aseguró que el marido de la cantante Miller fue imputado “por una defraudación simple en perjuicio de la administración pública, un delito excarcelable”.
Además, agregó que, a su criterio, “no existe la asociación ilícita” y que “es todo un mito” la hipótesis acerca de que el piloto es el líder de una banda.
“Para que exista una asociación ilícita se deben dar otros elementos que lo testifica la norma y no hay ninguno de esos elementos”, dijo Francone.
En tanto, en las próximas horas será indagado también por el fiscal Bidone el otro hombre que fue detenido ayer en el marco de la misma investigación, identificado como Ramón Alves.
Ambos fueron apresados en la Capital Federal por personal de la División Fraudes Bancarios de la Policía Federal, por lo que ya suman 14 las personas apresadas en el marco de esta investigación, 12 de las cuales fueron excarceladas pero siguen siendo investigadas.
Según las fuentes de la investigación, el hackeo informático se produjo a las 23 del domingo 20 de noviembre, pero recién fue detectado el día siguiente, a las 11, por el tesorero municipal, cuando el banco inició su actividad comercial habitual.
Los hackers ingresaron a las cuentas de la comuna y comenzaron a realizar las transferencias de fondos a otras de distintos bancos del territorio bonaerense, ante la mirada del contador del municipio, que veía como iba desapareciendo el dinero del sistema.
Para cuando las autoridades denunciaron el hecho y el Banco Central emitió la orden de bloquear las cuentas a diversas entidades financieras, diferentes personas ya habían cobrado por ventanilla sumas de entre 100.000 y 250.000 pesos, por un total de 3.500.000 de pesos.
En aquel momento, el intendente de 25 de Mayo, Hernán Ralinqueo, había evaluado que los tres millones y medio de pesos robados, que pertenecían a diversos fondos que estaban destinados para pagar sueldos y de la coparticipación, complicaba sobremanera las finanzas municipales.
Sin embargo, el Banco Provincia deslindó al municipio del perjuicio económico y le repuso el dinero robado por la organización. “En definitiva, el perjudicado fue el banco”, dijo el fiscal Bidone.
La investigación sobre el robo se inició a partir de la certeza de que un grupo de hackers había obtenido fraudulentamente las claves de las cuentas de la Municipalidad, a través de un virus invasivo que infectó las computadoras de la Tesorería.
Al comprobarse el desvío de fondos estatales hacia cuentas particulares, el personal de la División Fraudes Bancarios de la PFA adoptó una serie de medidas que posibilitaron detectar la existencia de 24 “falsas transferencias a proveedores”.
El dinero había sido dirigido a titulares de distintas sucursales del Banco Provincia, emplazadas tanto en la Capital Federal como en el Gran Buenos Aires.
Inmediatamente se individualizaron las personas involucradas en la maniobra delictiva y los domicilios de cada una de ellas, donde se efectuaron alrededor de 15 allanamientos en los cuales se lograron las 12 mencionadas detenciones.
Durante esos allanamientos, el fiscal Bidone y los policías de Fraudes Bancarios lograron recuperar medio millón de pesos.
Desde entonces y mediante una investigación que incluyó escuchas telefónicas se logró identificar al supuesto jefe de la organización que, según los pesquisas, es Traut.

Dejar respuesta