UNA TRAMPA QUE EVITA LA METAMORFOSIS DE LARVA A MOSQUITO DISMINUIRÁ EL RIESGO DE DENGUE

Una trampa de desove que evita el proceso de metamorfosis de larvas a mosquito, será parte de las herramientas con las que un grupo de investigadores del Conicet y del Instituto de Virología de Córdoba disminuirá los criaderos del Aedes aegypti vector transmisor de dengue, Zika y Chikungunya.
El ministerio de Ciencia y Tecnología informó que el proyecto, que tiene como objetivo la prevención de brotes epidémicos de las virosis transmitidas por mosquitos, recibirá dos millones de pesos de financiamiento a través de la convocatoria Desarrollo Tecnológico Municipal, del Consejo Federal del área.
“La aparición de Zika y Chikungunya con mucha fuerza especialmente en Brasil y en algunos países del norte de Sudamérica representa realmente un riego muy importante”, afirmó el doctor David Gorla, investigador principal del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas e integrante del equipo de expertos.
Gorla planteó que “hasta ahora no hay herramientas efectivas a nivel internacional para controlar en forma preventiva la abundancia de vectores”.
Por eso, el grupo de investigadores diseñó “trampas de inseminación donde las hembras van a ir a poner los huevos”.
En ese recipiente habrá una sustancia, el pyriproxyfen, que interfiere el proceso de metamorfosis de las larvas de los mosquitos. Como la hembra no va a poder poner huevos allí, porque el agua estará cubierta con una malla, irá a poner huevos a otro lado.
Entonces, la idea es utilizar a las hembras para transportar esa sustancia activa que va a impedir que crezcan las larvas y surjan adultos en los nuevos criaderos.
Los pequeños recipientes se van a instalar en los domicilios de las viviendas que participen del proyecto, a la espera de que en las cercanías de las casas haya un efecto de control de la abundancia del mosquito.
Marta Contigiari, del Laboratorio de Arbovirus del Instituto de Virología José María Vanella, de la Universidad Nacional de Córdoba, contó que el objetivo de la participación del grupo “es el monitoreo de las especies de mosquitos que hay y de los virus que están circulando en la provincia de Córdoba”.
Contigiari dijo que la introducción de nuevos agentes es una consecuencia del aumento de la interconexión entre países y de la problemática del cambio climático, ya que las temperaturas favorecen la proliferación de estos mosquitos que son vectores de diferentes virus.
El proyecto abarcará los municipios de Villa María, Río Cuarto, Salsipuedes, La Para, San Francisco, Marcos Juárez y Jesús María.
El ministro de Salud de Córdoba, Francisco Fortuna, enfatizó que la herramienta permitirá avanzar en el control sanitario, ya que propiciará “un trabajo territorial, de relevamiento domiciliario”, que permitirá hacer un pronóstico del comportamiento del vector, para poder controlarlo.

Dejar respuesta